La muerte del cine

06
Jun
La muerte del cine

El título de este post, corresponde al título de un capítulo del libro de David Lynch «Atrapa el pez dorado«, este capítulo es muy revelador y me acordé del mismo por una conversación con Ale, en la que hablábamos sobre cámaras de cine digital.

La revolución ha llegado, aunque a algunos les duela, el cine (al igual que la fotografía) esta atrapado en la revolución digital y esto es innegable, todo esta cambiando y esta revolución es rápida e imparable (quizás más rápida en la fotografía por el alcance de este mercado, que implica al gran público de una manera directa). Todo cambia hacia lo digital que amplia posibilidades así como usuarios.

Lo vemos a diario y algunos parece que no se quieren dar cuenta, hace unos años era impensable que muchísimas personas de todo el mundo pudiesen publicar artículos de opinión a diario en un espacio personal que pudiese llegar a los demás a nivel mundial, hoy es una realidad en la blogosfera, hace unos años era impensable que un número grandísimo de personas se pusiesen a colaborar en una plataforma para crear la mayor enciclope

dia a nivel mundial y que aún por encima esta enciclopedia este autorregulada de una manera brillante y eficaz.

Este es el ahora y el futuro y repito por tercera vez, aunque a algunos les pese, el ser humano evoluciona hacia el todos y no hacia el individuo y la exclusión, parece que la cosa va por buen camino.

Si piensas con qué saca ahora fotografías la gente de todo el mundo, empiezas a comprender lo que se avecina David Lynch «Atrapa el pez dorado«

Cámara Red

Canon EOS 5D Mark II

Red

Artículos relacionados:

Pablo García

facebooktwittergoogle pluslinkedin

Me gusta escribir sobre temas relacionados con Internet, empresas tecnológicas, eventos del sector, curiosidades, historia del mundo de la tecnología... Profesionalmente me dedico al sector desarrollando estrategias de marketing online para empresas que quieren tratar de posicionarse en Internet y generar más clientes.




El presente es vuestro, pero el futuro es mío.

Nikola Tesla